El proceso de osteointegración es un mecanismo natural en virtud del cual el organismo recubre de tejidos naturales al implante que ha sido colocado para que posteriormente sirva de soporte a la prótesis que se va a fijar.

Por tanto, al tratarse de un proceso puramente natural lo ideal es no interferir de ninguna manera, tratando de evitar factores externos que pueda perjudicarlo y hacer que el implante no quede debidamente fijado.

¿Qué factores pueden perjudicar la fijación del implante?

  1. Infección: Si el paciente sufre una infección que afecte a la encía y, por tanto, a la zona donde se está colocando el implante, hay un alto riesgo de que éste acabe por no cuajar y sea finalmente rechazado por el cuerpo. Hay que tener en cuenta que una infección periodontal, por ejemplo, se caracteriza por generar bolsas de bacterias debajo de las encías de los dientes provocando su caída, y en el caso de los implantes provoca un efecto similar.

Para tratar de evitar que pueda aparecer una infección que entorpezca la osteointegración es necesario que los pacientes que se encuentran en medio del proceso se aseguren de extremar su higiene bucal para evitar acumulaciones de placa bacteriana.

  1. Tabaco: Los pacientes fumadores tienen un grado de rechazo mucho más elevado que los pacientes que no fuman, ya que el tabaco afecta directamente a la capacidad del organismo de generar los tejidos que recubrirán el implante y de cicatrizar tanto interna como externamente.

Hay que tener en cuenta que esta fase es la más importante de todo el proceso de colocación de una prótesis dental, ya que el implante hace las veces de raíz y si ésta no se encuentra debidamente fijada a la estructura ósea de la boca la prótesis acabará por perderse.

En este sentido, los dentistas hacen especial hincapié en que los pacientes que se encuentran en proceso de osteointegración extremen sus cuidados bucales e intenten dejar de fumar en la medida de lo posible, para que el proceso no se vea perjudicado.