En implantología es muy importante entender la relación entre la superficie del implante dental y la luz del láser. Es necesario comprender y valorar los efectos del láser sobre la superficie del implante, sobre los tejidos perimplantarios pero más importante aún sobre el hueso.

La utilización del láser en este campo de la implantología es un procedimiento útil. Muchos estudios clínicos y microbiológicos demuestran los efectos de la radiación láser en los tejidos blandos y duros.

Uno de los efectos más importantes del láser es el efecto bactericida. Otros estudio muestran su capacidad de acción sobre los Gram+ y los Gram-, incluso dentro de la bolsa periodontal.

El láser de Nd: YAG es muy eficaz en la descontaminación de la superficie del implante, sin embargo esto puede producir alteraciones severas en la superficie.

Los láser de diodo cuya onda de penetración es entre 810 y 980nm, no crea ninguna alteración a la superficie de los implantes. Sin embargo es indispensable el uso de un buen refrigerante con el fin de proteger el hueso de un sobrecalentamiento. Un incremento excesivo en un área pequeña del hueso puede producir necrosis del hueso y con ello la pérdida del implante con su consecuente pérdida del hueso.

La perimplantitis se debe considerar siempre como un fracaso en la colocación de los implantes. Es necesario encontrar nuevas terapias para el manejo (la perimplantitis y poderlos protocolizar. La mayoría de los estudios representada por casos clínicos analizados o preliminares están buscando el curso y forma de acción de la perimplantitis.

La terapia con láser en implantología GaA1As parece ser efectiva en la reducción de la contaminación bacteriana y en la inflamación sin producir alteraciones en superficie de los implantes. Este efecto bactericida es importante con el fin de poder realizar un procedimiento de ROG con un pronóstico aceptable. En un estudio piloto realizado en 21 lesiones perimplantarias con una bolsa implantaría mayor de 8 mm, se combinó una terapia de láser con ROG. Después de 12 meses pudimos ver los resultados quirúrgicos.