Independientemente del tipo de puente que vaya a ser fabricado, es fundamental que las estructuras sujetas por tornillos posean un ajuste pasivo. Este término describe la característica de una estructura ferular que cuando se sitúa entre dos o más implantes, encaja con precisión y no origina tensiones desfavorables en el complejo implante/pilar que lo sostiene por debajo. Por tanto, el empleo de cofias individuales en la técnica de doble construcción elimina los posibles problemas de ajuste pasivo.

En esta fase, debe recordarse la responsabilidad que recae sobre el técnico dental dentro del equipo global, que realiza el trabajo necesario para el procedimiento con implantes. Es imprescindible que el técnico posea una buena formación y experiencia sobre implantes y dominio de los sistemas con los que va a trabajar. El conocimiento de los elementos necesarios en la clínica y en el laboratorio creará un entorno favorable en el equipo, que en cierto modo, viene determinado por las necesidades, del técnico dental para la fabricación de una prótesis que no sólo resulte funcional y estética, sino que encaje pasivamente sobre los pilares.

Las dificultades respecto al concepto de ajuste pasivo radican en la percepción clínica, puesto que resulta complicado detectar las pequeñas discrepancias que existan entre la estructura y los pilares subyacentes, sin embargo, pueden utilizarse lupas de aumento para detectar los huecos no deseados, que aparecen en las uniones Sucesivas entre la estructura y los pilares, cuando se atornilla cada cilindro al pilar que le corresponde por debajo. Diversos fabricantes recomiendan la utilización de rotor destornillador de torque, que controla el grado de tensión de los tornillos protésicos. La presencia de balanceo o inestabilidad en una estructura, así como la dificultad en localizar todos los pilares de forma inmediata, indican que no ha existido ajuste pasivo. Se aconseja ir fijando los tornillos del puente en una secuencia alterna en vez de realizarlo por orden de proximidad uno tras otro. Cuando el paciente detecta cualquier tipo de presión mientras se van apretando los tornillos del puente, indica que la estructura carece de ajuste pasivo. Resultaría preciso entonces, cortar, matriciar y soldar de nuevo esta estructura, para lograr el ajuste deseado.

Convendría también estudiar el ajuste pasivo durante la fase en la que se trabaja con la estructura metálica, mediante una prueba, para facilitar el ajuste antes del revestimiento con porcelana. No obstante, debe tenerse en cuenta que la estructura puede sufrir deformaciones durante la etapa de revestimiento con porcelana, y por tanto, es posible que una estructura metálica encaje pasivamente al ser probada, pero no lo haga en el momento de la inserción, aunque afortunadamente, este caso ocurre con muy poca frecuencia.