Hoy en día el nivel de exigencia alcanzado para los tratamientos de implantología guiada no se refiere tanto a la osteointegración inicial de los implantes, que se da por supuesta.

Sino al mantenimiento a largo plazo de la prótesis sobre implantes de una manera estable, en términos de:

  1. Salud periodontal y periimplantaria, sin inflamación gingival ni pérdida progresiva de hueso.
  2. Estética facial sin estigmas de edentulismo. Es un decir, con un buen suporte labial y de los tejidos blandos medio-faciales, una exposición incisal adecuada, una dimensión vertical correcta y una relación intermaxilar clase I.
  3. Estética dental que simule al máximo la dentición natural, con una textura gingival adecuada, una emergencia estética de la corona y un contorno natural de las papilas interdentales.
  4. Funcionalidad conservada, con una masticación que permita una dieta normal, una vida de relación activa, una dicción no alterada y una articulación temporo-mandibular asintomática.

Implantología guiada por ordenador

Conseguir estos objetivos es el fin de la llamada implantología guiada y predecible. Es decir, para que estos objetivos se consigan es necesario colocar los implantes dentales en la posición y orientación necesaria que permita fija a ellos una prótesis que reúna estos requisitos y no limitarse a colocar los implantes donde exista una mejor disponibilidad ósea.

En otras palabras, hay que colocar los implantes dentales pensando en la prótesis definitiva y en los tejidos blandos y no sólo en el hueso. Sin embargo, para que el tratamiento se realice correctamente se debe verificar que donde se desea colocar los implantes existe suficiente hueso y que es posible transferir a la realidad la planificación del caso que se ha realizado.

La implantologia guiada es un paso más en la precisión de la intervención basada en la planificación, ya que permite realizar la frecuencia de fresado y la inserción de los implantes a través de unas realizadas directamente a partir de una planificación 3D computarizada utilizando modelos estereolitográficos basados en la TC.

Es decir, colocamos los implantes en la posición y dirección que la guía nos permite, sin posibilidad de desviarnos. Existen estudios que demuestran que la colocación de implantes dentales utilizando guías es más preciso que utilizando férulas quirúrgicas convencionales.

Si se puede asegurar razonablemente la posición de los implantes, podemos realizar su colocación con una técnica mínimamente invasiva sin necesidad de realizar un colgajo quirúrgico para poder ver y/o valorar el lecho óseo.

De esta forma surge la implantologia guida mínimamente invasiva como una técnica más precisa y más segura que la implantologia mínimamente invasiva no guiada o “intuitiva”.