Los provisionales de los implantes de carga inmediata pueden subdividirse en dos tipologías, con implicaciones estéticas y funcionales distintas.
• Provisionales para compensar faltas de dientes parciales, individuales o múltiples
• Provisionales para rehabilitaciones implanto-protésicas de arcadas enteras.

Implantes de carga inmediata en Barcelona

Hay que destacar que los implantes de carga inmediata es viable sólo en pacientes seleccionados con cuidado y conscientes de que, si por un lado la protesización inmediata aporta un indudable beneficio estético, por otro puede conllevar riesgos, no tanto por el proceso de osteointegración, sino sobre todo por la estabilidad de los márgenes gingivales y un posible aplanamiento del hueso vestibular con el paso del tiempo.

Hay que tener en cuenta, asimismo, que el implante acabado de colocar deberá contar con una buena estabilidad primaria, valorada en base al torque de inserción (superior a 32N), o bien al análisis de la frecuencia de resonancia.

Tanto en el caso de un implante individual como en la rehabilitación de una arcada completa, para la rehabilitación provisional se suele utilizar la solución protésica enroscada. La presencia de un orifico de acceso, emergente idealmente en el área ocluso-palatal, permite enroscar y extraer la pieza cuando es necesario sin tener que utilizar cementos cuyos excesos siempre son difíciles de eliminar completamente.

implantes de carga inmediata el implante dental y diente fijo en el día

La instalación de una rehabilitación provisional en el momento de la colocación del implante. Sobre todo en el sector anterior, se lleva a cabo básicamente para satisfacer las exigencias estéticas y fonéticas del paciente.
Gracias al diseño cervical idealizado en laboratorio, la pieza acrílica también tendrá la misión de soportar los tejidos blandos peri-implantares, idealizando su festoneado y manteniendo la altura de las papilas durante toda la fase de curación.

La rehabilitación provisional no deberá presenta: ningún contacto oclusal, ni en la fase estática ni en la dinámica, evitando así que cargas axiales o fuerzas deslocalizadoras tangenciales puedan afectar al proceso de osteointegración.

En estos casos hablamos de «función implantológica inmediata», aunque en el periodo de tiempo necesario para lograr una osteointegración satisfactoria, siempre puede ocurrir que el paciente aplique una carga en la pieza tratada sin darse cuenta.

La rehabilitación provisional para la carga inmediata de un implante individual suele realizarse en laboratorio, idealizando la forma y el contorno a partir de impresiones tomadas antes de la introducción de la fijación. Al igual que para los dientes naturales, el rebase puede llevarse a cabo directamente en la cavidad oral, después de atornillar el pilar preformado en la cabeza del implante. La única precaución que hay que tomar en esta fase es procurar que el acceso que permite enroscar el provisional al implante no quede taponado por la pasta de rebase. Una vez finalizado el rebase, la pieza se acaba fuera de la cavidad oral y se enrosca al final de la sesión quirúrgica. Durante las maniobras de apriete y desenroscado para posibles modificaciones del contorno, habrá que fijar el provisional con los dedos para que no se transmitan fuerzas de torsión al implante, evitando al mismo tiempo, apretar c0n un torque excesivo mediante el destornillador.

Como alternativa a la técnica de realización de la rehabilitación provisional que acabamos de describir, inmediatamente después de la introducción de la fijación, se puede tomar la posición del implante utilizando resina para «bloquear» el coping de impresión en la férula quirúrgica, oportunamente modificada. La llave realizada de esta forma, ferulizada con el coping, se instala a continuación en el mismo modelo de yeso empleado para fabricar la férula quirúrgica, y posteriormente modificado para que pueda acoger el coping su análogo correspondiente, bloqueados en una posición correspondiente a la del implante.

De este modo, el técnico de laboratorio podrá diseñar un provisional que, aunque no necesite rebase alguno, no podrá enroscarse en la boca antes de 24 horas tras la colocación del implante, debido a los plazos necesarios para su fabricación.
Las impresiones para la terminación del trabajo protésico podrán tomarse después de 4 a 6 meses.

Ventajas implantes de carga inmediata

  1. Una única fase quirúrgica.
  2. lncremento del confort del paciente.
  3. ldealización de forma y contorno.
  4. Gestión facilitada de los provisionales.
  5. Soporte inmediato para los tejidos peri-implantares

Advertencias y riesgos de los implantes de carga inmediata

  • Exclusión de pacientes parafuncionales y con profundo overbite.
  • Lograr estabilidad primaria adecuada (> 35 Newton).
  • Comprobar la presencia de al menos 2 mm de hueso vestibular.
  • Comprobar la distancia entre el hueso vestibular y el implante (< 2 mm).
  • Evitar cualquier contacto oclusal tanto en la fase estática como dinámica.