Las consultas más habituales en nuestras clínicas dentales que nuestros pacientes nos consultan suelen estar relacionadas con el material de los implantes. Es normal que si los pacientes han perdido una o varias piezas dentales, surjan preguntas de este tipo, ya que aparentemente un implante significa realizar una intervención que, aunque es menor, parece complicada y bastante intrusiva. Nuestros dentistas siempre aconsejan que, aparte de recuperar la salud normal de los dientes gracias a los implantes, también hay un factor estético, para que el resultado de la intervención del dentista en esa boca sea del máximo agrado del paciente.

En lo referente a los materiales a usar en la boca, cada vez hay mayor cantidad de estudios de materiales nuevos que son de gran utilidad para el trabajo diario en la clínica dental. Cuando se plantea la colocación de una funda o corona, ya no pensamos solo en las de metal- porcelana. Actualmente existen una serie de materiales nuevos, de gran similitud al esmalte propio de los dientes, que dan una respuesta más estética a la hora de sustituir una pieza faltante.

Por ejemplo del óxido de zirconio lleva un largo recorrido en el camino de la investigación odontológica, se usa para la fabricación de brackets para ortodoncia, en la realización de pernos o muñones después de un tratamiento de endodoncia , y actualmente para la confección de puentes y coronas dentales, pudiendo ser éstas sobre implantes.

En su uso para la confección de coronas y puentes, tiene la gran ventaja respecto a los tradicionales de base metal, que al ser un material semi-traslúcido es mas adecuado para aquellas personas que necesitan una buena presencia, principalmente aquellas personas que su trabajo está relacionado con las relaciones públicas, o que están de cara al público y transmitir una buena imagen es importante. El zirconio tiene una propiedad esencial que lo hace ideal para este objetivo, ya que deja pasar la luz, es muy natural, y posee a la vez gran resistencia y dureza. Es un material 100% biocompatible.

Una vez realizado la base de zirconio, de color blanco; sobre la misma se coloca la porcelana para dar al nuevo diente la forma y color (de dentina o esmalte, según diseño y opción del técnico protésico) adecuado para cada caso. En este punto es imprescindible la pericia y conocimiento del dentista, que debe colocar la pieza que una vez colocada en la boca pase a formar parte de la misma con igual naturalidad que las propias del paciente.

Si desea recibir información sobre los implantes dentales de zirconio no lo dude y solicite una primera visita gratuita en cualquiera de nuestras clínicas dentales. Porque somos especialistas devolviendo la sonrisa!