Aunque los tejidos gingivales cicatriciales estén algo doloridos inmediatamente después de la conexión de los pilares se motiva a los pacientes para que inicien un programa doméstico de cuidado de los implantes dentales, higiénicos que deberán de ser más agresivos a medida que los tejidos se vuelvan más firmes.

El programa consiste en un masaje de los tejidos (cepillado de dientes y/o cepillado interproximal, estimulación con punta de goma y frecuentes enjuagues salinos) y una impecable limpiexa de los pilas (super-floss, limpiadores especiales o gasa).

Mantenimiento implantes dentales

Un paciente con implantes dentales debe seguir un programa de mantenimiento en el cuál se establezcan unas visitas periódicas de control cada 3 meses, donde se evaluarán por medio de un detallado examen clínico si los sitios implantados en función están cicatrizando correctamente o muestras signos de patología, complementado con el examen radiográfico pertinente.

Este programa llevado a cabo mediante citas del paciente para evaluar el estado de los implantes y de la salud de los tejidos periimplantares es esencial para el éxito a largo plazo del tratamiento de implantologia.

Antes de ser restaurados los implantes dentales, se debe hacer control perimplantar cada 3 meses, y durante el primer año después de haber sido cargado los implantes con las respectivas prótesis, el paciente debe ser visto para control cada 3 a 4 meses, y luego del primer año, las citas se establecerán según las necesidades el paciente, no superando los 6 meses .

Si no observamos patología, se deberá hacer un examen radiográfico cada 12 a 18 meses, y las prótesis deben removerse y limpiarse en un tiempo intérvalo entre 18 a 24 meses.

Hay que concienciar al paciente con respecto a su papel protagonista dentro del programa de mantenimento, y debemos entrenarlo para que sea capaz de mantener un control de placa de un 85 % de efectividad mediante el uso de técnicas de higiene bucal como los cepillos dentales e interproximales manuales y eléctricos, el hilo dental, y el uso de adecuados contenidos en los dentríficos y en los enjuagues bucales disponibles en el mercado para su higiene.