EL implante cigomático se utiliza cuando no hay presencia de hueso suficiente en el maxilar superior impidiendo la estabilidad de un implante dental normal o estándar.

La diferencia entre los implantes cigomáticos y un implante dental normal es que el primero es más largo y se coloca en diagonal en el hueso de la mejilla (cigoma), haciendo uso del hueso adicional.


Por lo general, después de la extracción de un diente, el hueso de soporte de éste, comienza a reabsorberse. En algunos casos la contracción es grave con resultado de hueso insuficiente para permitir una rehabilitación posterior mediante implantes dentales.

implantes cigomáticos

Implante cigomático

En algunos casos la reabsorción es tan grave que impide incluso una rehabilitación mediante una cirugía de elevación de seno maxilar y una remodelación ósea con injerto de hueso. En estos casos, la rehabilitación se puede realizar mediante implantes cigomáticos, ofreciendo al paciente:

  • Estética inmediata, ya que esta técnica quirúrgica y este tipo de implante permite al profesional poder realizar una carga inmediata del implante.
  • El paciente en menos de 72 horas disfrutará de una dentadura fija totalmente estética y que le ofrecerá confort y seguridad.
  • No se requieren injertos de hueso, disminuyendo el riesgo al fracaso o contaminación del mismo.
  • Menos molestias y más calidad de vida para el paciente.

El implante cigomático se coloca con cuidado evitando los senos maxilares.

Implantes dentales cigomáticos

Los implantes dentales son una solución ideal para reemplazar los dientes perdidos, pero puede implicar un período de 6 meses de espera para que el implante quede osteointegrado antes de la colocación de los dientes sobre los implantes de titanio.

Mediante la utilización de implantes cigomáticos, el tiempo de espera es menor que realizando cirugías previas y además, estos implantes permiten realizar una carga inmediata.