Para colocar una o varios prótesis fija en aquellos pacientes en los que hay hueso suficiente y no tenemos problemas o limitaciones para colocar los implantes, siempre aconsejamos poner un número mínimo de implantes, los suficientes para que la fijación y solidez de la prótesis sea correcta, para poder anclar dicha prótesis. Es decir, podemos poner prótesis fijas de toda la boca, que son las filas completas de dientes, con el mínimo número de implantes dentales.

Hay una gran variedad de tipos de prótesis completas para poner en los implantes dentales. Todos ellos son altamente biocompatibles y la elección dependerá de factores funcionales, estéticos y económicos. Podemos realizar la rehabilitación protésica atornillada sobre los implantes dentales con prótesis totalmente de cerámica o zirconio para casos con un resultado estético perfecto, o prótesis de metal y  porcelana o con prótesis de metal con resina para casos con grave alteración del perfil facial.

En este artículo detallaremos un caso de uno de nuestros pacientes, que no tenía ningún diente y buscaba una mejor solución con implantes dentales. Su problema principal era que llevaba desde hace años dentaduras postizas y tenía dificultades funcionales porque se le movían, especialmente la dentadura de abajo.

Finalmente decidimos que la mejor solución era colocar una prótesis fija superior sobre tres implantes y la otra inferior atornillada sobre cinco implantes inferiores. En este caso colocamos todos los implantes con la técnica de cirugía mínimamente invasiva o implantes de carga inmediata, por lo que la intervención duró poco tiempo y el paciente no tuvo dolor ni en el momento de colocar los implantes ni posteriormente y pudo salir de la consulta directamente con sus prótesis de zirconio colocadas y le emplazamos a volver cuando el periodo de osteointegración de los implantes dentales estuviera avanzado.

Es muy importante resaltar la facilidad de estos procesos, ponerse toda la boca con implantes en un solo día, y tener un resultado estético ideal, es una intervención rutinaria que el dentista puede hacer en pocas horas.